Hace un tiempo me regalaron una netbook HP con Windows 7 instalado, bastante vieja aunque super portátil y perfecta para el uso básico que le quería dar. Lo que no me avisaron es que cada vez que la fuese a prender tendría que armarme de paciencia, preparar un té, ir al supermercado, volver y esperar cinco minutos más. Me encontré en un dilema común entre los que no somos millonarios: tengo una computadora vieja y la quiero seguir usando… ¿qué distribución de linux le instalo a mi netbook para revivirla?

Por suerte encontré BunsenLabs, una distribución de linux basada en Debian, perfecta para computadoras del pasado. Los requerimientos incluyen tan poco como 256mb de RAM, un Pentium 4 y 10gb de espacio libre. Su diseño es simple y amigable (y muy lindo).

Además, BunsenLabs es perfecto para principiantes: es realmente muy fácil de instalar, e incluso nos ofrece, en el primer inicio, instalar automáticamente una serie de componentes útiles para cualquier usuario común, aunque sin licencia libre, como Adobe Flash.

Para instalarlo en tu PC o portátil, tenés que bajar el archivo .iso correspondiente a tu arquitectura (en mi caso fue  el de 32bits) desde la página oficial de BunsenLabs y luego copiar la imagen a un pen drive autoarrancable. Esto lo podés hacer con Rufus u otro programa de tu confianza. Una vez listo tu pen drive, solo tenés que iniciar tu computadora dándole prioridad a tu dispositivo usb en la BIOS y seguir los pasos desde el instalador.

Mi experiencia hasta ahora fue muy buena y  de todas las distribuciones que probé en mi netbook anciana BunsenLabs fue la que mejores resultados me dio. Recomiendo que prueben en sus computadoras este sistema operativo, y si no les resulta como a mí, igualmente sigan en la búsqueda de otro que se adapte a sus necesidades y las de sus ordenadores. ¡Rescatemos a las computadoras viejas!